Las tres generaciones activas en el mundo laboral están en la obligación de entenderse durante la Transformación Digital para garantizar la supervivencia de las empresas

El salto hacia al cambio de modelo irremediable e imprescindible empresarial para la digitalización e iniciar los procesos de transformación digital, comienza con un cambio de cultura para ofrecer a los clientes mejores experiencias y hacer a las empresas más productivas y competitivas.

Este proceso choca de lleno y enfrenta a dos generaciones que están condenadas a no entenderse. La generación de los nacidos en los 50 y me atrevo a decir hasta la primera mitad de los 60 (y están a punto de jubilarse o prejubilarse) y la generación de sus hijos, los Millenials.

Cada vez más profesionales dedicados a la consultoría de empresas con los que hablo me comentan cómo se tropiezan con el gran paradigma con los procesos de cambio de cultura y Transformación Digital que sufre (y digo sufre) el ámbito empresarial independientemente del sector. Los comentarios son unánimes independientemente de la procedencia y los expongo a continuación.

Los Millenials

Mucho se escribe sobre millenials, miles de estudios analizan su comportamiento como consumidores, empleados, y emprendedores, como provocadores del cambio. Sin embargo, pocos de los directivos actuales y los aún propietarios de empresas que deben emplearlos están dispuestos a aceptar que su modelo de negocio debe cambiar. Que la estructura de la empresa debe evolucionar y en definitiva que la Transformación Digital ya ha llegado y sólo sobrevivirán los que se adapten mejor a ese cambio. Aunque se sea consciente de la necesidad es complejo coordinar ese comienzo con la continuidad del sistema productivo.

Parece que hablar de generaciones es como si todos los nacidos en esta u otra fecha fuéramos iguales (casi como en el horóscopo). Si es cierto, que hace mucho se estudian los comportamientos sociales y coincidencias que definen a grupos de población según su contexto histórico.

Pues bien, entre ambas generaciones estamos la llamada X, o también conocida como babyboom (y el nombre significa eso mismo, somos muchísimos) y no es una generación cualquiera. A finales de los 60 y durante los 70 nacieron en España más niños que nunca. ¿Qué quiero señalar con este dato que parece pasar desapercibido? Que hay una tremenda población activa entre los 40 y 55 años.

Dirían hoy que nos “apiñábamos” en clases de 42 alumnos, en las universidades asistíamos a clase sentados en el suelo y el servicio militar no daba a bastos creando los cupos de excedencia hasta que definitivamente se eliminó su obligatoriedad.

La generación ignorada, olvidada

Y le voy a denominar a esta generación X la generación olvidada o generación ignorada.
¿Porqué olvidada?
Porque es la generación más ignorada por los gobiernos, por las empresas y por los analistas de mercado y los formadores de opinión.

Por los gobiernos

Para comenzar se legisla para fomentar el emprendendimiento o auto empleo a menores de 30 años como puede verse en la última reforma de la ley de autónomos. Me encanta que así sea. Para madres que acaban de tener hijos también.

Sin embargo, ¿y si tienes más de 30, y si tu hijo tiene 10, 15, 20? ¿No tienes la oportunidad de emprender con las mismas condiciones? ¿No deberías tener ventajas al soportar mayores cargas familiares? ¿Y los autónomos que llevan años y llegan a fin de mes con dificultad?¿Quién paga la casa, la hipoteca o el alquiler, en definitiva las facturas? Comprendo que los padres de los chicos de 30 estén deseando que se independicen, pero también los padres de los hijos dependientes estamos deseando poder pagar las facturas todos los meses.

A la hora de ser empleados por cuenta ajena, además de ventajas fiscales exclusivas y discriminatorias, parece que la prioridad está de nuevo en jóvenes y que nos “venden” como trabajadores muy preparados para la tecnología. Un mito como argumentaré a continuación. Solo tienen que ver las estadísticas. El porcentaje de edades y uso de la tecnología es prácticamente el mismo. La variación en el uso de las tecnologías en una franja de 30 años (desde los 24 hasta los 54) es de un 10%. Vamos, que no es para tanto.

Fuente: ine.es

Sin embargo intenté documentarme sobre la franja de edad que está más presente en las redes sociales. El resultado no fue sencillo de encontrar y los datos que más se repiten me decepcionó bastante, pues pretendía segmentar una franja de edad más concreta, la generación X precisamente para este artículo.

Por los estudios de mercado

En la imagen del informe 2017 de IAB Spain, que es prácticamente el único que aparece en Google cuando buscas “Redes sociales por edades” parece que la realidad es otra a los datos del INE y tengo mis dudas.

Por ejemplo, están en el mismo  segmento los que teníamos de 21 a 30 años cuando llegó internet (los que ahora tenemos entre 45 y 55 años como diferencia el INE) a nuestros padres (que tenían más de 45 años en aquella época) y que ahora son mayores de 60 años. Sin duda es muy llamativo y supone que tuvimos una conducta similar en los años 90 frente a la irrupción de la tecnología en nuestras vidas a dos generaciones distantes y que se duplicaban la edad.

Lo dejo para el debate si quieren comentarlo al pie de este post.

Mi opinión, manejar datos para que salga lo que quiero no es válido pese a ser una práctica muy habitual especialmente cuando se busca lo que se quiere ver. Es decir, generación olvidada, ausente en este caso como señalaba anteriormente.

¿Qué hizo la generación olvidada?

La generación ignorada/olvidada somos los padres de la generación Digital, de los chicos y chicas que prácticamente (si sus padres lo permiten) usan las tecnologías al 100% y que estamos educándolos y preparándolos para el futuro tecnólogico y que su uso sea el más correcto posible. Cubriendo necesidades digitales y que incluso el sistema educativo aún no lo está haciendo.

¿Cómo puede obviarse la generación que vivió, aprendió y generó la mayoría de los avances en telecomunicaciones, informática y tecnología?

Las grandes tecnológicas han crecido gracias a nosotros, los primeros usuarios a emplear internet, aunque era difícil y carísimo, las redes sociales del momento como fue messenger o a utilizar Amazon para nuestras compras o la banca online por poner ejemplos.

Mediadores entre lo nuevo y lo anterior

Nos encontramos entre los millenials y sus padres. Los primeros que desean acceder a un mercado de trabajo que necesita creatividad e innovación. Un mercado de trabajo que necesita los segundos, experiencia y ejercer actividades para las cuales en muchos casos los más jóvenes no están preparados aún por su falta de ella. Y los de la generación que se encuentra entre ambos, con un poco de todo y de mucho de ambas generaciones, dependiendo del profesional siempre, por supuesto,

Para hacer una conversión efectiva en una empresa es necesario filtrar lo bueno y positivo del modelo anterior y transformarlo en algo útil, productivo y competitivo en la actualidad. Son las tres generaciones trabajando en equipo las que lideran los proyectos más exitosos. Experiencia, pragmatismo, visión, perspectiva, innovación y creatividad de la mano.

De no ser así, este enfrentamiento viejo – nuevo que está presente en la mayor parte de las conversaciones entre empresarios, empleados y consultores acaba con la empresa. Cada día cierran empresas y ya no tanto por la crisis. Aún sin tener datos estadísticos, si existen previsiones de cómo desaparecerán aquellas que no se adapten. Todos hemos conocido casos en los que la división interna y la falta de consenso sobre la adaptación al cambio provoca finalmente el caos en la organización, la falta de competitividad y el cierre y despidos de trabajadores cada día en todas las ciudades españolas.

El fracaso en la adaptación al cambio

Los cierres de empresas que estamos viviendo por esta causa suceden en más casos de los que desearíamos por la negación a que es imprescindible adaptarse para continuar. Una generación de emprendedores que triunfó con un sistema (padres de millenials, que ahora forman la mayor parte del tejido directivo o propietarios de pymes) que se niegan a asumir que en su día no aceptaron la tecnología y que ahora es imprescindible para mejorar la productividad del negocio.

Algo que la generación X asumió y vivió desde sus inicios ya que usamos las nuevas tecnologías durante toda su evolución. Recordemos que internet irrumpió cuando la mayoría eran aún jóvenes y deseosos de aprender todo lo nuevo. Y aquellos que no quisieron en su momento no les queda más remedio que aprender para adaptarse a las nuevas costumbres de ocio y aprendizaje de sus hijos.

Tampoco es cierto que un joven de treinta y tantos sepa mejor cómo utilizar la tecnología que uno de cuarenta y tantos. De hecho hay millenials bastante más analógicos que muchos de la generación anterior.

Qué podemos hacer

Conocemos el mundo empresarial anterior y conocemos el actual. Y efectivamente, promovemos el futuro desde hace más de 20 años. Nos hicimos mayores con un modem y pagando por las llamadas locales cuando irrumpían en nuestras vidas los móviles, los teléfonos inteligentes, y las smart tv y la tarifa plana.
Nos relacionamos por el messenger y los foros de MSN antes de que existieran Facebook o Twitter y somos los mayores usuarios activos de redes sociales.

Hemos madurado junto a los avances tecnológicos. Unos hemos aprendido más y otros menos, pero lo que si es cierto es que el cambio está en nuestras manos.

Los jóvenes no tienen experiencia, lo cual aterroriza a los directivos analógicos y nadie de la opinión pública se plantea qué pintamos la generación intermedia en todo esto. Pues mucho, tenemos experiencias, conocemos lo viejo y lo nuevo. Y sin cambio habrá fracaso.

Del post publicado el 01/07/2017 en Lolacebolla.com

  • Más artículos del autor
Lola Cebolla Administrator
Co Fundadora y Presidenta del Instituto de Transformación Digital Dirección de proyectos, Consultoría y Estrategia en TobeOnline Consultores
Fundadora, CEO, Consultora y Dirección de proyectos en TobeOnline Consultores y WebCard. Asociada a Dircom. Periodista especializada en Comunicación Corporativa y Digital, Social Media Estrategist, Costumer Experience Management, Redacción de contenidos y Diseño web. Experta en Comunicación y Negocios. Arquitecto. Más de 25 años de experiencia en creación de empresas tanto en España como en Brasil.
follow me
A %d blogueros les gusta esto: